¿Qué hago si mi hijo golpea a otros niños?

Tu hijo de preescolar ha comenzado a pegarle a su hermano cada vez que se enoja, después cuando estaba irritable o tenía hambre, ahora lo hace sin ninguna razón aparente. Además, ha empezado a pegar, patear y hasta morder a sus compañeros de clase.

Lo primero que como padres se nos viene a la mente es que tu hijo no tiene ningún motivo para comportarse de esa manera, ya que nadie ha sido violento con él. Te preguntas repetidamente ¿de dónde lo aprendió? ¿Será que me está tratando de decir algo mediante esta conducta?a42b339a46995a7b2bd942cd8703586e

En primer lugar debemos comprender que cuando un niño es tan pequeño, está tratando de desarrollar un regulador o control interno que le ayuda a dominar sus impulsos negativos. Si a eso le sumamos que aún no es experto en saber cómo expresar verbalmente lo que siente en determinados momentos – se da cuenta que está molesto pero no sabe cómo decirlo- por esto recurre a ciertas agresiones para exteriorizar sus enojos o frustraciones para resolver algún conflicto.

Ahora, ¿qué hacer?

Este es el momento de enseñarle a detenerse, de lo contrario se convertirá en una conducta difícil de erradicar.

Como regla de oro: “Nunca debes responder a sus golpes de la misma forma”. Perder la paciencia no es la solución. Tampoco va a funcionar si les gritamos, jalamos o sacudimos de hombros. Sólo agravaremos la situación.

Debes platicar con él sobre lo ocurrido. Para esto trata de seguir los siguientes tips:

1. Cuida que tu tono de voz sea firme pero no brusco; aquí debes evitar hablarle de forma muy dulce o muy agresiva. Tienes que encontrar un punto medio.

2. Pregúntale qué fue lo que ocurrió, cuándo, dónde, y a quién se lo hizo. Ademadb299ee46c7a65f5e46619c44ad2c91ás, dile que te cuente si alguien le dijo o le hizo algo que lo motivara a actuar así.

3. Si te responde que no sabe, no lo presiones y dale tiempo para que tenga la confianza de contártelo después.

4. Explícale que con un empujón, golpe, patada o una mordida no logrará nada más que lastimar al otro, y posiblemente, a sí mismo.

5. Haz hincapié en que lo que te disgusta es la acción, no él.

6. Si ves que no coopera con la conversación, ayúdale a encontrar las palabras que puedan explicar lo que sintió antes de golpear.

7. Dale ejemplos, construye historias en las que le describas por qué la violencia no es buena.

8. Antes de terminar, pregúntale cómo reaccionará cuando vuelva a sentir enojo. Ayúdale a encontrar opciones asertivas, “habla con la maestra”, “Cuenta hasta diez”, “Aléjate del lugar”.

9. No te anticipes a sacar conclusiones, averigua el contexto de la situación, es decir, no te quedes sólo con la versión de tu hijo, y pregunta a quienes fueron testigos del incidente.

10. Es posible que debas tener esta conversación más de una vez, así que ármate de paciencia y mucha calma para hacerlo las veces necesarias.

Este tipo de comportamiento es temporal, generalmente no suele persistir mucho. Conforme tu hijo crezca y con tu ayuda aprenderá a decir lo que siente sin golpes, ya que tendrá las armas del lenguaje para hacerse entender. Pero, si empeora, será conveniente buscar la ayuda profesional de un psicólogo, ya que es posible que su agresividad tenga otros orígenes.

db9ae2f4dc2a773e168c4aa07eada20a ¿Qué otros tips agregarías?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s